Por Laura Jiménez

En el marco del VI Congreso Latinoamericano de Traducción e Interpretación, Patrick Zabalbeascoa presentó su tesis acerca del estudio de la naturaleza y los límites del humor y su traducción en la película Lolita de Stanley Kubrick. Con este fin, realizó una comparación entre dos adaptaciones de la novela de Nabokov: la de Lyne, de tenor dramático, y la de Kubrick, catalogada como comedia.

Si bien el humor es subjetivo, hay escenas tan similares que se hace más fácil comparar con mayor objetividad. Además, partimos de la base de que el humor es un componente recurrente en Kubrick y que el enfoque del tema, como veremos, es diferente en la obra de Lyne.

Para comenzar, la película de Kubrick se lanzó en 1962, y su intención de contar esta historia como un caso de pedofilia se vio censurada por las restricciones impuestas en esa época acerca de lo que se podía mostrar en pantalla de manera explícita. Recurrir a la comedia resulta, entonces, un método de compensación que dota de una fuerza a las escenas que, en Lyne, tienen una carga dramática significativa.

De esta manera, Kubrick retrata la imagen de Humbert como un pedófilo patético incapaz de engañar a nadie y ubica a este personaje como el objeto de burla de la película. Se lo ridiculiza no solo a través de situaciones irónicas, sino también a través de juegos de palabras y frases con doble sentido, y es allí donde la traducción se enfrenta al desafío de transmitir todas las aristas del mensaje original.

Zabalbeascoa dio varios ejemplos para ilustrar y analizar las decisiones de traducción y las dificultades que se presentaban en cada caso, así como las diferencias con la película de Lyne, rodada en 1997, con escenas manifiestas en lugar del componente humorístico.

Por ejemplo, en cuanto a las frases con doble sentido, cuando Humbert va a la casa de Charlotte y esta intenta convencerlo de alquilarle la habitación, él se muestra reticente hasta que ve a Lolita en el jardín y acepta mudarse allí inmediatamente. En esta escena, se da el siguiente diálogo entre los personajes:

Charlotte: “What was the decisive factor? My garden?”

Humbert: “I think it was your cherry pies.”

La traducción que se le dio en español a esa frase fue «pasteles de cereza». En inglés, el chiste consiste no solo en que nunca se muestran los cherry pies y se entiende que es una mentira, sino en que, en ese momento, se ve a Lolita mirándolo; la connotación sexual de la frase se hace evidente, quizás por asociación con las frases coloquiales off the cherry o pop the cherry. En la traducción, se pierde carga humorística porque la frase «pasteles de cereza» no tiene ese mismo sentido, aunque el mensaje se entiende.

Por otro lado, entre las escenas de Kubrick donde el humor visual funciona como vehículo del mensaje que no se puede exponer de la misma manera que lo hace Lyne, podemos destacar aquella en la que, luego de la muerte de Charlotte, Humbert va a buscar a Lolita para llevarla a vivir con él. Cuando están en el auto, tienen el siguiente diálogo:

Humbert: “You know, I’ve missed you terribly.”

Lolita: “I haven’t missed you. In fact, I’ve been revoltingly unfaithful to you. But it doesn’t matter a bit because you’ve stopped caring anyway.”

Humbert: “What makes you say I’ve stopped caring for you?”

Lolita: “You haven’t even kissed me yet, have you?”

En la película de Lyne, Humbert frena el auto al lado del camino, Lolita se sienta sobre él y comienzan a besarse. En el filme de Kubrick, en cambio, vemos en un plano general cómo el auto sale disparado y se oye un ruido estruendoso del motor (a modo de metáfora visual).

Por último, Zabalbeascoa también remarcó el peculiar uso de los pronombres, la entonación de ciertas frases, los simbolismos, las rimas infantiles de Lolita, las frases trilladas, los clichés y hasta la elección de los nombres de algunos personajes, como Swine o Captain Love. Fue, sin lugar a dudas, una ponencia muy interesante, en la que aprendimos a analizar aspectos y desafíos típicos de la traducción audiovisual en relación directa con dos célebres directores de cine.

Hacer Comentario