Una traductora en la sala de doblaje

Por la Trad. Públ. Natalia Wolinsky.

Recientemente, tuve la oportunidad de visitar un estudio de doblaje para ver cómo se grababa un guion que yo traduje. Trabajo en traducción para doblaje desde hace varios años y ya había ido a ver grabaciones de trabajos míos en otras oportunidades, pero este proyecto me interesaba en particular, ya que se trata de una telenovela de la India y los guiones originales que me envía la empresa son archivos de subtítulos en inglés. Al ser subtítulos, el texto está resumido y no incluye todo lo que dice el personaje, por lo que, si traduzco solo eso, la mayoría de las veces el texto queda corto para el doblaje. Y, al no saber el idioma original de la telenovela, la única opción que me queda para adaptar el texto es alargar las oraciones o poner algo que quede bien con el contexto. Por eso, pedí ir a la sala de doblaje para ver si lo estoy haciendo bien. Y la experiencia fue muy gratificante.

Tuve la oportunidad de ver grabando a un actor y a una actriz de doblaje, hablar con dos directores y ver qué cosas estaban bien en mi trabajo y qué cosas se cambiaron en plena grabación por distintas cuestiones. Uno de los directores me explicó que, en general, se cambian algunas palabras del guion según la actitud del personaje (por ejemplo, si está muy enojado o muy contento) o según los gestos que haga. También puede suceder que alguna oración quede muy larga o muy corta en el momento de grabar o que a los actores de doblaje les resulte difícil de pronunciar. A los traductores se nos pueden escapar todos estos pequeños detalles que hacen a una buena adaptación del guion y que les facilitan mucho el trabajo a los actores y directores de doblaje, por lo que es una buena experiencia visitar la sala de doblaje para ver qué hacemos bien y en qué podemos mejorar nuestro trabajo.

Además, ya que el trabajo del traductor en general es muy solitario, es bueno que nos hagamos conocer y conozcamos también a otras personas que forman parte de la cadena del doblaje. Poder conocer a los actores de doblaje cuyas voces uno escuchó infinidad de veces en televisión es una experiencia increíble.

Finalmente, uno de los directores me dijo que, en general, estoy haciendo un buen trabajo, y esto me dio más ganas de seguir. Fue para mí una muy buena experiencia que espero poder repetir pronto y que recomiendo a todos los traductores audiovisuales.

Una traductora en la sala de doblaje por la Trad. Públ. Natalia Wolinsky

 

Sobre El Autor

Hacer Comentario